pirineos sur_DSC7832.jpg

SOY CARLOS BARONA

BG Blanco.jpg

QUIÉN SOY

Soy Carlos Barona, sonoterapeuta formado en la escuela de Yanardana Das en Valencia.

 

En el año 2014 empecé mi camino en los Sonidos relajantes y de consciencia. Desde entonces he realizado talleres y conciertos por festivales y ciudades usando mis compañeros más preciados: los instrumentos. En mi familia se encuentran cuencos de tibetanos y de cuarzo, flautas, tambores, didgeridoo, instrumentos de cuerda... Además también empleo técnicas de canto que inducen a la relajación y a estados de profunda meditación.

 

En mi camino de exploración a través del sonido, también he descubierto la creación de música de plantas y grupos de personas mediante lectores de bioritmos.

15000622_899634013505111_896395422978545

MI HISTORIA

IMG-20201229-WA0002.jpg

Mi camino de vida me acercó a la música de consciencia como vehículo para acompañar a otras personas.

 

Cuando trabajaba de mantenimiento en un casino sufrí un accidente laboral que me hizo pasar por cuatro operaciones y me sacó de mi anterior trabajo y vida.

 

Mientras me estaba formando en la escuela de Rincón del Tibet en Valencia, viví una experiencia transpersonal completamente nueva para mí: durante tres días recibí canalizaciones en forma de escritura automática durante la noche.

 

Esta experiencia me hizo pensar en que no todo es lo que parece y me sirvió de punto de partida para mi nueva forma de entender el mundo.

 

Desde entonces me he formado en diferentes técnicas que completan mi formación y sabiduría como el masaje ayurvédico, reiki, diksha, theta healing...

POR QUÉ EL SONIDO

Para mí el sonido supone un retorno mágico al mundo natural. Siempre me ha llamado la atención el beneficio de los sonidos sanadores: nos proporcionan un equilibrio de nuestras frecuencias y patrones de vibración, activando y afinando nuestros centros energéticos y desbloqueando cualquier interrupción del sistema nervioso.

 

Físicamente nuestro cuerpo recibe los sonidos como un masaje vibracional, relajando nuestros músculos, tendones y nuestra mente. Esto da paso a un profundo nivel de conciencia, en el que se produce la sanación y se puede experimentar la paz, amor y armonía que siempre nos acompañan.

IMG-20210317-WA0011.jpg